ActualidadNacional

Tragedia en la Escuela de Formación de la Policía Nacional de Tena

Un cadete falleció y otro lucha por su vida tras su primer día de entrenamiento.

La mañana del domingo, 17 de marzo, marcó el comienzo de un nuevo capítulo en la vida de 114 jóvenes que se incorporaron con ilusión a la décima segunda promoción en la Escuela de Formación de la Policía Nacional, ubicada en la ciudad de Tena, provincia de Napo. Sin embargo, lo que debía ser un día de esperanza y aspiraciones, se transformó en una tragedia que ha dejado a una familia en duelo y a otra angustiada, mientras el país entero sigue conmocionado por lo sucedido.

Los recién llegados, ansiosos por iniciar su camino hacia el servicio público, participaron en una ceremonia inaugural que precedió a su primer día de entrenamiento. Con el entusiasmo y la determinación palpables en el aire, los jóvenes comenzaron su jornada trotando, listos para enfrentar los desafíos que les aguardaban en su formación como futuros policías.

Sin embargo, aproximadamente cuatro horas después, la actividad física se vio abruptamente interrumpida por un hecho trágico e inesperado. Dos de los cadetes, cuyos nombres resonarán en los corazones de sus seres queridos y en la memoria colectiva del país, se desplomaron repentinamente. La alarma sonó, y en un frenesí de acción, fueron rápidamente trasladados en una ambulancia hasta el hospital de la localidad, el José María Velasco Ibarra.

Allí, el equipo médico encabezado por el doctor Gabriel Haro se enfrentó a una batalla desesperada por salvar vidas. Con maniobras de reanimación que se prolongaron durante aproximadamente seis minutos en cuatro ocasiones, lucharon incansablemente por devolver el pulso a Byron Fernando Rosero, un joven de apenas 21 años, oriundo de Carchi. Sin embargo, sus esfuerzos resultaron en vano, y tuvieron que declarar su fallecimiento debido a un paro cardiorrespiratorio. La noticia sacudió a su familia y a toda la comunidad.

Los familiares de los jóvenes, incrédulos y desesperados por respuestas, se congregaron en los exteriores de la morgue de Tena, demandando explicaciones sobre lo ocurrido. ¿Cómo es posible que dos jóvenes en aparente buen estado de salud hayan sucumbido de esta manera durante su primer día de entrenamiento?

Pero la tragedia no terminó con la muerte de Byron. Fricson Arteaga Valladares, de 23 años y originario del cantón Montalvo, en Los Ríos, lucha por su vida en la Unidad de Cuidados Intensivos, después de haber sido trasladado allí desde Tena. Su familia, devastada por la incertidumbre y el miedo, clama por respuestas y justicia.

Ante la gravedad de los acontecimientos, representantes de la Policía Nacional han asegurado que una investigación exhaustiva está en curso para esclarecer las circunstancias que rodearon estas trágicas pérdidas. Mientras tanto, el país entero se une en duelo y espera ansiosamente conocer la verdad detrás de esta lamentable tragedia en la Escuela de Formación de la Policía Nacional de Tena.

Botón volver arriba