Local

Productores frutícolas de Pimampiro ya cuentan con un centro de acopio

La obra era una aspiración de hace varios años. La prefectura de Imbabura y el fondo Ítalo Ecuatoriano para el Desarrollo Sostenible lo hicieron posible.

Cuando se llega a Pimampiro solo se encuentra la amabilidad y sencillez de personas trabajadoras que inician sus actividades comerciales y agrícolas desde la madrugada.

Los camiones y camionetas sacan abundante producción de granadillas, aguacates, mandarinas, mangos, pimientos y tomates, a través de un sistema vial que los conecta con centros de comercialización.

Durante los últimos años, los habitantes de estas productivas tierras, con el apoyo de la Prefectura de Imbabura y el Fondo Ítalo Ecuatoriano para el Desarrollo Sostenible han fortalecido 11 organizaciones, con 774 beneficiarios de Pimampiro, Mira y Bolívar, que están colocando sus productos de calidad en los mercados.

Es un trabajo conjunto para implementar un proyecto desde el 2020 que tiene tres ejes fundamentales. El primero es el fortalecimiento organizativo con los fruticultores, con el objetivo de lograr el empoderamiento de la parte asociativa que permita mejores resultados. Una segunda parte es el fortalecimiento de las capacidades para mejorar la calidad de la producción de frutales con tecnologías y la implementación de Escuelas de Campo en las fincas de los propietarios.

El tercer eje es el mejoramiento de la comercialización buscando espacios y estableciendo alianzas con las empresas públicas y privadas para manejar mayores volúmenes de producción y comercio a nivel nacional e internacional.

Para mejorar el proceso de comercialización se dotó a los productores de un centro de acopio, manuales de buenas prácticas agrícolas y herramientas que contribuyen a mejorar la capacidad de producción frutícola de la zona. Los agricultores recibieron una capacitación que tomó en cuenta una metodología que valora su experiencia y facilita nuevos conocimientos para aplicarlos en sus cultivos.

El codirector del FIEDS- Italia, Pietro Grazini, expresó que fue importante evidenciar el compromiso de todas las Asociaciones de Productores en estas iniciativas que mejoran la distribución, la logística y la calidad de las frutas. A futuro esperamos potenciar el cooperativismo y que todas Asociaciones deben pensar en la unidad para la fortaleza en mercados estables y más competitivos como un desafío, acotó.

En la ejecución de varios proyectos productivos en Imbabura, la Cooperación Italiana ha invertido un millón de dólares y la Prefectura 322 mil dólares. El prefecto de Imbabura, Pablo Jurado, señaló que el desarrollo productivo, económico y social es una gran minga interinstitucional para ser testigos de estos logros que requieren sacrificio. “Es un trabajo de liderazgo, reflexión, de entender cómo las autoridades y la cooperación internacional debemos coordinar y planificar la ejecución de proyectos para mejorar las condiciones de vida de los pequeños productores de la provincia”, señaló.

Plutarco Vivero, beneficiario del Valle del Chota, manifiesta que estos proyectos brindan la seguridad de que los productos se paguen a precios justos en un proceso de comercialización que beneficie a todos los productores que viven en la zona de influencia del proyecto. “Ha sido una experiencia muy positiva porque nos permite crecer económicamente y brindar seguridad a nuestras familias. Agradecemos al señor Prefecto, Pablo Jurado y al proyecto FIEDS porque nos abrieron los ojos y nos brindaron la certeza de que organizados podemos ser fuertes y mejorar nuestras vidas”, enfatizó.

Botón volver arriba