ActualidadJudicialLocal

Piden máxima sanción para el primo de una menor a la que presuntamente abusó sexualmente

El 65 % de las mujeres en Imbabura han vivido algún tipo de violencia durante el 2022. Este caso inició en Pedro Moncayo pero la causa se sigue en Imbabura.

Con carteles, altavoces y el clamor de justicia, familiares y amigos de “Dianita”, nombre protegido, quien fue abusada sexualmente por su primo entre los 6 y 12 años de edad, realizaron un plantón ayer, viernes 13 de enero, en las afueras de la Fiscalía de Imbabura (FGE). Piden una fecha para la audiencia de juzgamiento que ya demorado suficiente.

Incluso ya pasó de la audiencia preparatoria de juicio y solo se espera la audiencia de juzgamiento. Pero la espera se ha vuelto eterna para la familia.

A pesar de que el victimario se encuentra detenido en la Cárcel de Ibarra, desde agosto de 2022 no se ha dado una fecha para esta diligencia. «Aprovechamos este espacio para que las autoridades nos vean y, así, realicen las acciones pertinentes», dijo Alejandra R., madre de Dianita.

Amenazas

Mientras la justicia pone tras las rejas a quienes hacen de las suyas, existe un grupo de personas que, a pesar de haber atentado con la paz de un ser humano, persisten en su camino de crueldad.

Roberto. A. desde las cuatro paredes de su celda aún actúa con malicia y sin escrúpulos dicen los familiares de la menor. Envuelto en una esfera de rencor envía pasquines a la casa de los familiares de Dianita. «Te voy a matar, vas a amanecer con un cuchillo en la cabeza si no retiras la denuncia», serían los mensajes que reciben.

Colectivos que siguen de cerca estos casos, acompañan a las víctimas y sus familias.

Antecedentes

El caso Dianita, como han decidido llamarla sus familiares, para proteger su identidad, se denunció en marzo de 2020, ante la Fiscalía de Pedro Moncayo, en la ciudad de Tabacundo.  Esto luego de que Dianita ocultó la agresión por varios años ante el temor a que el agresor cumpliera las amenazas que le hizo en reiteradas ocasiones.

Hoy por hoy, Dianita tiene 19 años de edad y ha logrado, pese al desgaste emocional y psicológico, culminar sus estudios de bachillerato. Sin embargo, su estado emocional es delicado, pues su madre asegura que deben mantenerla medicada para controlar sus cuadros de depresión y evitar que intente suicidarse nuevamente. Fármacos que también han causado otras afectaciones en su salud.

Perseverancia

Según un artículo sobre las Consecuencias de abuso sexual infantil, las víctimas presentan una mayor probabilidad de padecer trastornos emocionales como depresión, ansiedad, baja autoestima o problemas en las relaciones sexuales.

La acumulación de estos problemas puede desatar un efecto negativo en la víctima, haciendo que llegue al punto de atentar contra su vida. Por lo cual es importante el apoyo de y amigos.

«Cada vez que ella me llama yo acudo inmediatamente; siempre le otorgo mi calor humano y todas las palabras que necesita para que no esté muy centrada en lo que le sucedió», dijo Pamela Ortega, amiga de Dianita por 8 años.

Código Penal

La sanción para estos casos  está contemplado en el inciso tercero del artículo 170 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), que fija una pena de siete a diez años de cárcel si la víctima es menor de seis años. “Espero que le den la máxima condena a ese sujeto, lo que le hizo a mi hija es imperdonable”, exclamó Ruales.

Botón volver arriba