ActualidadELECCIONES 2023Local

Lucía Posso: una candidata incansable que va por la Prefectura de Imbabura

Tras su paso por la Concejalía de Ibarra ha dado un salto al escenario provincial.

Lleva la política en las venas, como un combustible que le impulsa cada mañana para saltar de la cama y desayunar junto a su familia, que está acostumbrada a verle salir corriendo a los compromisos agendados. Parece haber sido preparada con años de anticipación para vivir esta campaña electoral que se convirtió en un desafío personal y en un profundo compromiso con las familias imbabureñas.

Vinculada muchos años al activismo social, ambiental, en derechos, surge como un referente del nuevo liderazgo político; de una nueva generación que no desmaya en conseguir sus objetivos.

Es inquieta como una ardilla; sus ojos vivaces buscan el lugar preciso para hacer el próximo TikTok. Porque le gusta filmar sus expresiones espontáneas, porque así es ella: desenfadada, alegre, sin poses. Como son los jóvenes.

Se adapta rápido a las circunstancias y puede comer un chaulafán en Ibarra, un hornado otavaleño, un cuy de Chaltura o bailar bachata en cualquier lugar. Muchos podrán decir que así son todos los políticos.

Pero hay varios aspectos que marcan diferencia con esta atractiva e inteligente mujer: sabe expresar sus sentimientos, posee una voz que envidiaría cualquier locutora, es coherente, firme en sus propuestas, y un detalle adicional: tiene sentido del humor.

Ella piensa que hay quienes no soportan la idea de que una mujer llegue a la Prefectura y que comenzarán una campaña sucia- para tratar de frenar su triunfo electoral. Pero eso no le asusta.

Ella no se arrepiente en ningún momento de vivir esta intensa experiencia. Está feliz, aunque cada noche luego de su largo peregrinaje por empinadas calles, risas, sesiones con dirigentes de las comunidades, organizaciones juveniles, artesanos y otros grupos sociales, termine agotada, apenas con la energía para llegar su casa y conversar con su familia.

Lucía sabe trabajar en equipo y es cercana a la gente que la acoge con cariño y respeto en los barrios y comunidades, en las plazas y mercados. Con una presencia permanente en los cantones de Imbabura.

Y así cada día, continúa incansable, quitándoles el sueño a los candidatos que se autoproclaman vencedores, aunque son conscientes que la mayoría de los imbabureños les rechaza.

Lucía piensa que Imbabura necesita nuevos liderazgos, nuevos desafíos. Y que para eso está ella, una mujer joven con nuevas ideas.

Botón volver arriba