Actualidad

Los asambleístas de Imbabura y su aporte para el 4% de aceptación con la que se disolvió a la Asamblea

Las encuestas con corte a mayo del 2023 de la empresa Click Report son lapidarias. La Legislatura tiene más baja calificación incluso que el Gobierno.

Francis Romero Cordero al analizar las cifras del resultado de su encuesta de mayo del 2023 sostiene que la Asamblea recientemente disuelta por el presidente Guillermo Lasso, es la peor calificada entre las instituciones. Para el representante del Click Report, una de las empresas de gran trayectoria en temas de investigación y encuestas: “Sin duda alguna es la peor Asamblea que hemos tenido desde el regreso a la Democracia.

Parte de este selecto grupo de asambleístas lo integran cuatro representantes de Imbabura: Pamela Aguirre del correísmo, Mario Ruiz de Pachakutik, Patricio Cervantes de CREO y Luis Marcillo de la Izquierda Democrática.

Fausto Giraldo, sociólogo y analista Político sostiene que “a partir de la supuesta inversión de sus ahorros que estaban destinados a los estudios en defender al expresidente (Rafael) Correa, Aguirre empezó su recorrido político que le llevo al Parlamento Andino, en donde poca o nula fue su actuación».

Su actuación en la Asamblea Nacional no ha sido diferente sostiene Giraldo. “Como asambleísta no demostró capacidad y nivel parlamentario, sus discursos fueron exclusivamente de acusaciones sin fundamento, mientras que no se conoce a ciencia cierta de algún proyecto de ley que hubiere presentado”, puntualizó.

Por su lado, Mario Ruiz, de las filas de PachaKutik, si bien tomó protagonismo estos últimos meses, no logró concretar la aprobación de alguna ley. En la organización política que le auspició existe un duro cuestionamiento a su papel como legislador, más aún en su posición dentro del juicio político al presidente Guillermo Lasso, evalúa Giraldo.

“Patricio Cervantes, a mi juicio, no sumó nada, al poco capital político del movimiento CREO, sin protagonismo ni visibilidad, dio su voto en base a las decisiones adoptadas por el gobierno y los líderes del bloque, una intrascendente presencia parlamentaria”, opina en analista.

Sobre Luis Marcillo es más condescendiente. Dice que “es una consecuencia, al igual que los anteriores, de la falta de formación política y cívica de la ciudadanía en participación electoral, llegó a la curul por arrastre y era obvio que su inexperiencia en el Parlamentarismo hizo que pagara piso”.

Los cuatro asambleístas son el reflejo de ese austero 4% de credibilidad con las que el presidente Lasso los envió a casa.

 

 

Botón volver arriba