Local

La muerte de Jhonatan a causa de quemaduras abre el debate sobre la justicia por mano propia

El joven de 17 años de edad fue sorprendido robando aguacates en una finca de la localidad de San Rafael, provincia del Carchi.

Jhonatan M. de 17 años murió el 25 de abril. Las quemaduras de tercer grado en parte de su cuerpo acabaron con su vida en un hospital de Quito a donde fue trasladado de emergencia.

Este es el desenlace de una historia que comenzó con el cometimiento de un delito. Según las primeras indagaciones de la Fiscalía, el joven y otras cuatro personas habían ingresado a estos terrenos con la finalidad de robar aguacates, pero no 5 ni 10 ni 20, sino bultos de aguacates. Algo así como una cosecha.

La noticia no es nueva, en estos sectores el robo del aguacate que había convertido en un delito cada vez más frecuente. Pero esta vez el propietario del lugar los atrapó con las manos en la masa, o mejor dicho en el aguacate.

Los otros sujetos fugaron, pero a Jhonatan le prendieron fuego como una forma de castigo; castigo que a la final terminó con su vida y ahora la pregunta es ¿quién se hará responsable por la muerte del menor?

Hasta la mañana de este 27 de abril no habían reportes de detenciones por parte de la Policía, pero por el sitio al igual que la comunidad de Caldera, de donde era oriundo el fallecido, hicieron presencia los militares para evitar más confrontaciones que las que hubo el día del fatal suceso.

Botón volver arriba