Local

La incertidumbre se apodera del barrio Los Ceibos

Moradores del sector esperaban que esta semana el número de trabajadores se incremente, pero aseguran que no fue así.

La gente vive angustiada. Los días pasan, pero no hay esperanza de que la obra finalice. Según el contrato, faltan 3 meses para entregar la obra. Sin embargo, solo hay un 50% de progreso, según la percepción ciudadana.

Mientras tanto, los comerciantes, los que aún se mantienen en el lugar, viven al límite con el poco ingreso económico que reciben. Otros, lamentablemente, ya cerraron sus locales. Antes del inicio de la obra habían alrededor de 150 comerciantes en la vía principal y en las transversales. Ahora, el barrio se presenta taciturno, desfallecido, opacado por un proyecto impulsado por la alcaldesa Andrea Sacco.

 Incumplimiento

Para agilizar el progreso de la obra, el encargado del seguimiento y encargado del proyecto, Vladimir Cartuche, prometió que un centenar de trabajadores se integrarían esta semana.

“Nos dijo que desde este lunes se implementaría 100 trabajadores más para el desarrollo de la obra, pero no se está cumpliendo esto; una vez más vamos al tema de que la obra no cumple con el cronograma establecido en el plan de trabajo del contrato y la planificación requerida”, manifestó Marcos Flores, comerciante del barrio Los Ceibos.

Se calcula que el barrio, a través de los diferentes negocios, generaba unas 700 plazas de empleo, aparte de los dueños de los locales y arrendatarios. Ahora, incluso los proveedores han recibido un golpe, pues los pedidos ya no son como antes.

Comercio en ruinas

Es inverosímil, pero la avenida El Retorno se presentaba como una calle encendida y de gran auge comercial. Al transitar se observaba la variedad de productos que ofrecían los comerciantes, mientras la gente compraba, llena de satisfacción, de lo más variado. Pero irónicamente, ahora el panorama es trágico, un sinnúmero de locales mantiene la lanfor cerrada, que dan un tono frío al entorno, al mezclarse con el café oscuro de las calles.

El intermitente desarrollo de la obra ha hecho que una multitud de comerciantes cierren los locales. “En este momento la cafetería está cerrada; el polvo no permite trabajar, en las noches que es la jornada cuando laboraba está totalmente desierto, entonces lo que hago es perder todo el material que se utiliza en la cafetería, así que he decidido mejor cerrar”, dijo Lucila Villalobos, mientras en su semblante expresaba preocupación.

Financiamiento

El monto definitivo de inversión podría incrementarse. Pese a que en el contrato se establece un total de dos millones 336 mil dólares, la variabilidad, según Cartuche, depende de las necesidades que se van añadiendo al desarrollo del proyecto.

Por ejemplo, estos días de lluvia ha impedido que los trabajos avancen con celeridad. Las alcantarillas se llenaron de arena y piedra. A Los Ceibos parece caerle todos los males.

Botón volver arriba