ActualidadLocalNacional

Dejar todo como estaba sería la salida al litigio entre la 28 de Septiembre y la Cárcel

El problema tiene décadas, pero ninguna autoridad ha sido capaz de solucionarlo hasta el momento. Y la bomba estalló al inicio de este año lectivo 2022-2023, cuando por disposición de la Coordinación Zonal 1 de Educación articuladamente con la Dirección Distrital se decidió que los estudiantes de la Unidad Educativa 28 de Septiembre sean reubicados en otros planteles, dejando el campo libre al Centro de Rehabilitación Social de Ibarra.

Padres familia, maestros y estudiantes no lo permitieron. Ellos piensan que quienes deben ser reubicados son las personas privadas de libertad. Más aun cuando existió ya un pronunciamiento del Concejo Municipal, según dio a conocer Henry Guatemal, presidente de la Unión Nacional de Educadores en Imbabura.

“En sesión del Concejo Municipal se recibió a la señora rectora de la Unidad Educativa 28 de Septiembre, Yolanda Garzón, en la cual se recomendó no renovar el comodato y no entregar en donación al Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad, SNAI”, reveló.

Esto fue en marzo de 2022, y, según Gautemal esto pondría fin al litigio. Pero la información se contrapone con la versión de Santiago Báez, asesor Jurídico del Centro de Privación de la Libertad Nro1. Él dice que tanto la ley como los documentos los respaldan.

“Tenemos un comodato, documentación inscrita en la Notaría Segunda del cantón Ibarra en el cual nos asignan por un tiempo de 25 años (las instalaciones) la escuela 28 de Septiembre que pasa a ser uso y goce del Centro de Privación de Libertad Nro. 1”.

El dilema

Un galimatías jurídico que envuelve a los estudiantes del plantel educativo que ya no saben para donde mismo ir. Porque en esta disyuntiva, algunos ya han sido asignados a otras instituciones como por ejemplo a la Unidad Educativa Teodoro Gómez de la Torre, según confirmó el presidente de la UNE.

“El Ministerio de Educación toma esta decisión de desmembrar a la Unidad Educativa 28 de Septiembre, de enviar a la calle a los estudiantes, de generar un proceso agresivo de desalojo y de conflictividad, en el cual se silencia a los profesores, se amedrenta a los estudiantes, se cierra el sistema para que no opten por este plantel, se empiezan a destruir desde adentro a la institución”, sostiene Guatemal.

Responsabiliza de esto directamente al Ministerio de Educación, a la Coordinación Zonal 1 y el Distrito Educativo 10D01.

En cambio, Báez asegura que el trasladar a los internos a otras cárceles sería atentar contra sus derechos. “La Municipalidad quiere desapropiarnos del predio donde están las instalaciones del centro, este es el segundo acercamiento”, puntualizó.

Padres de Familia permanecen tomados las instalaciones del plantel educativo, mientras se baraja una tercera opción. Que todo siga igual: que el Centro Penitenciario siga funcionando donde está y los estudiantes continúen ocupando el espacio que ya lo venían haciendo.

Familiares de los internos del Centro de Privación de Libertad de Ibarra también marcharon por la ciudad exigiendo que no se los traslade a otras cárceles del país.

Botón volver arriba