Opinión

Circo y show, así fue el lanzamiento del binomio de la Revolución Ciudadana

En una jugada que nadie la vio venir, siguiendo el mismo “modus operandi” al que nos tiene acostumbrados el ex vicepresidente Jorge Glas, un juez de aquellos cantones que nadie sabe dónde quedan, le otorgó una medida cautelar que le devuelve sus derechos políticos. Un acto completamente ilegal e inconstitucional debido a que Glas, aunque fuera de la cárcel, cumple sentencia por sus actos de corrupción y ahí la ley es clara: una persona con sentencia ejecutoriada no puede ser candidato a ninguna elección popular.

Con el show y la tarima armada, se presentó el binomio elegido por su buró político: Jorge Glas a la presidencia y Luisa González a la vicepresidencia…algarabía y fiesta, a un lado Andrés Arauz ninguneado por su misma organización política, estoico, aguantando la humillación pública, sabedor de que todo era un montaje, esperaba su turno para ser nombrado como el reemplazo.

A los pocos minutos, el ungido Jorge Glas en un acto “noble y generoso” declinaba su candidatura, entonces el momento de Arauz había llegado, pero no…el reemplazo de Glas no fue Arauz sino Luisa González, y a Arauz le tocó conformarse con pasar de ser un presidenciable a un vicepresidenciable.

Los números eran más favorables a Arauz o Rabascal, al menos en el nivel de conocimiento y recordación de su nombre, entonces ¿por qué la Revolución Ciudadana tomó esta decisión?

La lealtad fue el factor clave. El presidenciable de Correa debía ser un perfil absolutamente leal, incondicional, que mire y hable por Rafael, incapaz de salirse de la línea marcada desde Bélgica. Tan traumatizados quedaron con la traición de Moreno, que ahora cualquier atisbo de pensamiento propio les parece una traición.

Barajaron nombres de leales incondicionales (Gabriela, Patiño, Jarrín, Virgilio) pero su imagen es tan nefasta que hasta en la misma base correísta generan resistencia.

En un callejón sin salida, con sus más leales exiliados y odiados, el buró debía decidir… Rabascal piensa por sí mismo, definitivamente no era una opción, Arauz en la elección anterior cometió algunos actos de rebeldía, como elegir a su propio equipo político y de comunicación, algo que genera dudas sobre su lealtad, y lo deja fuera del círculo de confianza del mashi, sin embargo, aún es necesario para la RC por lo ganado en la elección anterior.

Luisa González, aunque totalmente desconocida, con el carisma de un chinche, sin habilidades comunicacionales, ni presencia que impacte, tiene lo que el mashi necesita: completa obsecuencia y sumisión, fue su mano derecha, su secretaria, hace y dice lo que manda Rafael, ella es la persona ideal para el correísmo… pero ¿será suficiente para romper el techo correísta que no supera el 32%? Lo sabremos en agosto.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba