Nacional

Captaban mujeres a través de red social para prostituirlas

Tras un operativo policial se detuvo a 13 miembros de la presunta banda delictiva conocida como ‘Los Mellizos del 7’, que se dedicaba a la trata de personas con fines de explotación sexual en la frontera entre Ecuador y Perú.

Jovencitas de entre 15 a 28 años de edad eran reclutadas en cuatro países para una red de trata de personas, que posteriormente las prostituía en centros de tolerancia en la frontera Ecuador y Perú. Las víctimas eran obligadas a satisfacer los deseos sexuales de personas mayores de edad a cambio de un pago.

Se trata de una presunta banda delictiva que operaba en Guayas, El Oro y Los Ríos. Pero que también enlistaba mujeres de Colombia y Venezuela. La mayoría eran contactadas a través de la red social Facebook. A las extranjeras les facilitaban documentos falsos para que puedan pasar por Ecuador.

El periplo lo hacían vía terrestre hasta el departamento de Piura en Perú. Ahí las alojaban en un centro clandestino en condiciones infrahumanas, para luego ser trasladadas a los prostíbulos en donde las ofertaban a los clientes.

Con esta información la Policía de Ecuador a través de la Unidad Nacional de Investigación Contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes inició el proceso de investigación. Las pesquisas policiales los llevaron a ejecutar este lunes 25 de julio, el operativo denominado “Libertad VIII”, que se saldó con 13 personas detenidas.

´Los Mellizos del 7´

La banda fue identificada como ´Los Mellizos del 7´. Engañaban a las mujeres con falsas promesas hasta tener el control y poder obligarlas a ejercer la prostitución.

Los uniformados tienen información sobre un centro de tolerancia de gran concurrencia que funciona en Piura. Ese era uno de los destinos de las mujeres que caían en manos de la organización delictiva.

Los detenidos fueron puestos a órdenes de las respectivas autoridades. Las evidencias servirán como insumos para la Fiscalía. Tras la redada, 48 mujeres fueron liberadas de quienes las tenían sometidas al capricho de quienes pagaban por recibir atención sexual.

Botón volver arriba