ActualidadLocalNacional

Buenos Aires en manos de mineros ilegales y la banda de Los Lobos

Un informe de seguridad del propio Gobierno lo confirma, pero hasta el momento nadie ha intervenido.

A José Cueva, un conocido activista ambientalista con años de experiencia en la lucha antiminera en Imbabura y a nivel nacional, no le llama la atención que una banda delictiva esté tomada la mina de Buenos Aires, cantón Urcuquí, provincia de Imbabura. Sostiene que es evidente que ese lugar está sin control estatal, pese a la presencia militar y policial.

¿Por qué pasa esto? Cueva sospecha de un contubernio y exige explicaciones a las autoridades, pero sobre todo a la Gobernación de Imbabura que ha visto los toros de lejos.

Según el dirigente, el Estado ha dejado abandonada a esta zona. Esto pese a que en el 2019 un megaoperativo irrumpió en esta parroquia y arrasó, aparentemente, con todo lo que era minería ilegal. Hoy sabemos que es así. “Lo más preocupante es que esto sucede en el contexto de la militarización de Buenos Aires”, señaló.

Armados hasta los dientes

El portal Primicias publicó el 20 de octubre de 2022 una investigación que da cuenta que la banda de Los Lobos dirige las operaciones dentro de la concesión Imba 2 adjudicada a la minera Hanrine.

Según este reporte, más de 1.500 mineros ilegales estarían ocupando la zona. El dato proviene de un informe de seguridad del Estado que monitorea el tema desde septiembre de 2022, el cual señala que “la banda de Los Lobos tomó el control de la zona y exigen el pago del 10% del valor del mineral que los ‘sableros‘ o mineros ilegales extraen en el área”. El hecho lo confirmó El viceministro de Minas, Andrés Wierdak, al portal Primicias.

¿Qué hace la fuerza pública, los militares, el Gobernador…? Con el representante del Presidente en Imbabura quisimos dialogar, pero se nos indicó que Alonso Chalampuente estaba en una reunión.

Pero mientras tanto, a Cueva, quien dirige el Observatorio Social y Ambiental del Norte del Ecuador, le preocupa la seguridad de la población que habita Buenos Aires, que está a merced de sujetos fuertemente armados. Él piensa que los uniformados, a quienes cuidan en realidad es a la empresa y no a los moradores del lugar.

Botón volver arriba