ActualidadELECCIONES 2023Local

A Hilda Herrera le impulsa su constante deseo de superación

Apasionada por profesionalizarse cada vez más en temas de derechos humanos y administración pública, ahora busca llegar a la Alcaldía de Ibarra.

Los agitados días de la campaña política son normales para Hilda Herrera Tapia. Una mujer que creció en medio de libros, pensadores, ideales y por supuesto la política.

Desde muy temprana edad su inquietud por la lucha de derechos la empujó a involucrarse en las lides electorales. Inició como todos, como parte de los equipos de apoyo, pero rápidamente escaló filas hasta ponerse al frente, como candidata a concejala de Ibarra.

Para entonces ya había sido dirigente universitaria y lideraba organizaciones femeninas. Siempre vinculada a la defensa de los derechos de las mujeres, en busca de la anhelada equidad.

Sin embargo, su discurso nunca ha sonado excluyente o extremista. Cosa rara, pues de por sí, la pugna para lograr equilibrios en la sociedad, están marcadas por posiciones radicales. Ella ha sido la excepción.

Es prudente a la hora de presentar su trayectoria. De hecho, en su hoja de vida están escondidas las líneas que dicen que fue tres veces concejala de Ibarra. Les pone más énfasis a sus procesos de liderazgo, capacitación y representación social.

En el nivel académica es Especialista Superior en Derechos Humanos por la Universidad Andina Simón Bolívar, licenciada en Sociología y Administración para el Ecodesarrollo por la Escuela Politécnica Ecológica Amazónica. Además, tiene un título de Ingeniera Comercial emitido por la Universidad Técnica del Norte y también registra una Licenciada en Administración de Empresas por esta misma institución de educación superior.

Segundo intento

Hilda Herrera es canchera en la arena política. Esta será su sexta contienda. En tres ocasiones el pueblo les dijo sí a sus postulaciones a la Concejalía. Pero en cambio no le alcanzaron los votos para llegar a la Asamblea en el 2012, ni para ser Alcaldesa en el 2019.

 Pero su perseverancia hace que se levante rápido de las caídas. Esta vez ya no estará en las filas de la Unidad Popular exMPD con quien alcanzó todas sus dignidades de elección popular. Ahora se ha juntado con el Movimiento Pachakutik para llegar a la Alcaldía de Ibarra, la capital de Imbabura. Una ciudad caracterizada por ser diversa, pluricultural e histórica.

Es incansable, su día empieza con los primeros rayos de sol y termina cuando ya todos se han ido a dormir. Hilda Herrera parece una máquina de ideas, de preguntas y respuestas. Una mujer dispuesta a dejarlo todo por sus sueños, esos mismos sueños que paradójicamente significan mejores días para los demás.  

Botón volver arriba